sábado, 26 de mayo de 2018

GUBBIO

Después de no pocos trámites burocráticos y de multitud de correos con un Banco de Germoplasma de Japón, con una ansiedad controlada, por fin llegaron, a finales de marzo, los huevos que les había solicitado de la raza Gubbio.





Los pequeños gusanos nacieron a los escasos quince días de haber llegado a mi casa. La larva es blanca, pero con ocelos y máscara de un color marrón muy clarito, algunas, inluso, tienen los ocelos algo difuminados, pero todas tienen muy marcados los falsos ojos postefálicos.




Según Felipe González Marín, en su libro "El gusano de seda y la morera", Gubbio es una raza criada en el sur de Francia para hijuela, como lo era Almería/Galera, originaria, según Mozziconacci, del levante español. Así pues es una raza española. Confirmado ese origen después de leerlo en el libro de Mozziconacci "Le ver à soie du mûrier", ingeniero agrícola de la estación serícicola de Alais, publicado en 1921, una nueva fuente bibliográfica confirma la autenticidad de esta raza. En este caso es el libro de Pedro Vieil, titulado "Sericicultura" del año 1925 que dice textualmente: "Raza de Gubbio.-- Gruesos gusanos con ocelos y máscara, empleados especialmente en la fabricación del hilo de pesca. Capullos muy gruesos, amarillo claro, bastos, casi esféricos, diámetros: de 43 a 45 milímetros sobre 30". 
Así pues los capullos realizados confirmaron la autenticidad.




Sólo faltaba esperar a las polillas. Como otras muchas razas, sin ninguna característica especial. De color beig clarito, con las marcas en las alas.




Por fin Gubbio ha regresado a España, su país de origen.

viernes, 4 de mayo de 2018

ABRUZZO

 Las larvas de esta raza europea, concretamente italiana, son completamente blancas, su única marca es la raya postcefálica diluida y un cierto tono amarillento en los pliegues de su piel.


Los capullos son ovalados, sin cintura, de seda fuerte y aunque no pueda apreciarse en la foto, tienen un ligero toque rosáceo. La seda de esta raza llamada abruzzo es una de las más apreciadas, tanto por su calidad como por su rendimiento.


La polilla es de un tamaño grande y presenta dibujos en las alas, además es de color beige algo oscuro.

 


ANTEADOS

Esta raza de gusanos de seda, española, tiene unas larvas claramente oceladas y con máscara muy visible, además tiene un color blanco grisáceo con puntos en los segmentos a lo largo de todo su cuerpo.


Los capullos de seda que hace esta raza, como no, son de color amarillo, de forma ovalada, sin cintura y bastante ásperos al tacto. Son ligeramente alargados y algunos presentan una levísima cintura.


La polilla es de lo más normal, de color beig claro, no presenta ninguna marca especial, ni tan siquiera las nervaduras de las alas, que se aprecian levísimamente.

 

sábado, 13 de junio de 2015

OAXACA

Cuando en 1522-23 Hernán Cortés demandó por carta semillas de gusanos de seda y moreras a España, nadie podía imaginar que la industria de la seda en la Nueva España (hoy México) iba a ser una de las industrias más florecientes de América. Aunque en su primer intento en la aclimatación de las orugas parece que fracasó, en 1530 se llevó a México una nueva provisión de simiente de Bombyx mori y a gente adiestrada en la cría del gusano de seda.
A través de la obra evangelizadora de la orden de Santo Domingo de Guzmán, la expansión de la maufactura textil sedera se extendió hasta los territorios mixtecos y zapotecos del valle de Oaxaca. Después de algunas vicisitudes, en la década de los años 50 del siglo XX, el gobierno hizo un notable esfuerzo para erradicar los mosquitos responsables de la malaria que había en la zona. Así pues, los pueblos del estado de Oaxaca se rociaron con insecticidas. Entre las víctimas estaban la inmensa mayoría de los viejos gusanos de seda españoles que habían sobrevivido durante más de 400 años. Tan sólo en los pueblos más altos de Sierra Madre, a más de 1800 m de altitud, en pueblos como San Pedro Cajonos, se mantuvieron a salvo de la desinsectización.
En Enero de 2015, gracias a gestiones realizadas con artesanas del citado pueblo, me han llegado huevos de lo que denominan gusano criollo, es decir, gusanos de seda descendientes de los gusanos españoles llevados a México por el conquistador, hace casi 500 años.
A los pocos días de llegar, y debido seguramente a alguna fuente de calor próxima, empezaron a nacer las primeras larvas. Enseguida puse algunos huevos en el frigorífico para retrasar su nacimiento. Estas primeras larvas se han alimentado de pasta especial, por lo que su ciclo ha sido más largo y el color de sus capullos ha sido distinto del habitual, sin embargo la forma de esos capullos si ha sido una sorpresa, como puede verse en la foto. Son apuntados por los extremos.
Una vez llegada la primavera y con hojas de morera en los árboles se han sacado los huevos de la nevera y se han alimentado de forma natural. La primera sorpresa ha sido observar 3 tipos de gusanos distintos. Unos blancos sin apenas ocelos y con la rayita postcefálica, otros con ocelos claramente visibles y máscara completa y un tercer grupo que está a medio camino de los dos anteriores. Estas marcas son visibles en la siguiente foto.
Con un ciclo larvario mucho más rápido, debido a las temperaturas más altas y a la alimentación con hojas, han confeccionado los capullos con la misma forma, independientemente del tipo de gusano, con el mismo color, pero diferente al color mostrado por los gusanos alimentados con pasta.
El amarillo es mucho más vivo, pero siguen siendo apuntados en los extremos. Por último, la polilla presenta las marcas alares completas.



domingo, 7 de junio de 2015

EDESSA-MONTAÑA


EDESSA es el nombre (con su correspondiente grafía griega) de esta raza de gusano de seda. Es un gusano claramente europeo, criado en Grecia desde tiempos anteriores al siglo XVIII, documentado ampliamente en la bibliografía especializada y cuya característica principal es la ausencia de marcas, es decir es una larva blanca, sin ocelos o apenas visibles y de un tamaño espectacular. En su última etapa puede llegar a medir más de 8 cm de longitud y de un grosor considerable. Desde muy antiguo se enviaban huevos o simiente de esta raza hacia otras zona sederas de Europa, tal como demuestra esta etiqueta.
Los capullos de esta raza griega son de un tacto muy fuerte, claramente acinturados y de un color amarillo fuerte, oro, muy característico. No es raro encontrar capullos dobles u ocales. La seda es muy apreciada y por ello el comercio de simiente de esta raza monovoltina.
La polilla presenta las nervaduras en las alas, pero el color de su cuerpo es muy clarito, prácticamente blanquecino y de un tamaño acorde al de la larva, son bastante grandes.



sábado, 6 de junio de 2015

VAR

No hay duda de que Var es una raza muy antigua de origen europeo, pues así lo demuestran los valores de algunas de sus características como la diapausa o el diámetro de sus huevos; lo que ocurre es que, según los distintos autores, unos sitúan su origen en Francia y otros en el levante español, concretamente en Valencia o Murcia. La larva es blanca, cosa que con la que ya estamos familiarizados, tanto si es de origen galo o español, sin apenas ser visibles los ocelos o medias lunas, con una rayita en la región postcefálica. No puede esconder su origen, e incluso hay autores que la consideran una de las principales razas francesas junto a Auzas o Blanc de Cévennes. A mi me llegaron en el 2012 y puedo asegurar que su grado de pureza está más que garantizado.
En cuanto a los capullos, son de un amarillo bastante pálido que recuerda los colores de otras razas españolas como Rubí o Almería/Galera. Son bastante pequeños y levemente acinturados y son duros al tacto, de una seda compacta. Raramente hay capullos dobles en esta raza.
La polilla, como en otros muchas razas no tiene ningún rasgo especial, nervaduras y bandas completamente visibles, sobre todo en los machos.

jueves, 4 de junio de 2015

AUZAS

Auzas es una raza de origen francés. LLegó a mí en el año 2012, proveniente de una zona de Francia. Estos gusanos llevan certificado de autenticidad y de pureza, pues la misma familia ha estado criando estos gusanos desde 1780, ininterrumpidamente. Son unas larvas completamente blancas, sin ocelos visibles y con una sola rayita en la parte postcefálica y adquieren, tras cada muda, un color terroso. Son bastante grandes, pueden alcanzar los 7 cm de longitud.
En cuanto llega el momento, confeccionan un capullo de un color amarillo muy fuerte, muy vivo, acinturado, pero contrasta su tamaño por ser relativamente pequeño al compararlo con la longitud que alcanza la larva. Los capullos son muy redondeados por sus extremos.
Finalmente, la polilla presenta todas las nervaduras visibles de sus alas, juntamente con un par de rayitas laterales.